Trabajo Social

Bienvenido al Programa de Trabajo Social

El programa de Trabajo Social de la Universidad Metropolitana fue creado mediante el  acuerdo 51 de abril 17 de 1974 y obtuvo su registro calificado a través de la resolución 6242 del 12 de octubre de 2006.  Desde sus inicios y durante sus años de funcionamiento ha fundamentado su accionar en los principios propios de la profesión, las tendencias y los retos que la modernidad exige, y las demandas sociales del contexto, formando profesionales íntegros, éticos, con espíritu investigativo y responsabilidad social.

La Universidad Metropolitana a través de su Programa de Trabajo Social, el cual responde a los lineamientos establecidos por el CONETS (Consejo Nacional Para la Educación en Trabajo Social), organismo encargado desde hace mas de 20 años de velar por el afianzamiento de la identidad profesional y el cumplimiento de los estándares mínimos exigidos para la formación en Trabajo Social, oferta a sus aspirantes un plan de estudio integral y coherente con las necesidades del contexto.  No obstante de acuerdo a su autonomía universitaria y siendo considerada a nivel nacional como la única universidad especializada en ciencias de la salud, ofrece a sus estudiantes de Trabajo Social como valor agregado un énfasis en salud, y la oportunidad de participar activamente en un equipo interdisciplinario, brindándoles de esta manera un plus a nivel competitivo en el mercado laboral.

CodigoSNIES:  1658

Registro Calificado: Resolución 12517 de Septiembre 13 de 2013

Número de Semestres: 8

Formación Académica: Profesional Universitaria

Modalidad: Presencial

Información Adicional

PERFIL DEL EGRESADO:

El Trabajador Social Metropolitano se distingue por:

Disponer de una amplia formación teórico-práctica en las metodologías propias de la profesión, para intervenir con pertinencia e idoneidad en los procesos de seguimiento, asesoría, conciliación, orientados al bienestar y desarrollo de las unidades sociales con las que interviene.

Poseer una actitud científica e investigativa que le permita aplicar los conocimientos adquiridos para responder con calidad a las exigencias del contexto como persona, ciudadano y como profesional de Trabajo Social.

Comprender los fundamentos teóricos, epistemológicos y metodológicos del Trabajo Social y de las ciencias sociales que le direccionan su intervención profesional.

Estar comprometido con el desarrollo social fundamentado en la promoción, prevención, recuperación y rehabilitación de la salud.

Poseer actitudes de liderazgo y solidaridad que le posibiliten la interacción con los actores sociales involucrados en los procesos de cambio y desarrollo.

Desarrollar las actitudes y habilidades necesarias para la gestión interdisciplinaria con altos niveles de calidad y eficiencia en el trabajo grupal.

Tener una conciencia crítica frente a su quehacer profesional para anticiparse a los cambios que el desarrollo y la sociedad le demandan.

PERFIL OCUPACIONAL:

El Trabajador Social podrá desempeñarse como:

Director de Relaciones con la comunidad.

Gerente de Proyectos Sociales.

Coordinador de Programas de Promoción y Prevención en Salud.

Director de Organizaciones Gubernamentales y no Gubernamentales.

Coordinador de Salud Ocupacional.

Director de Departamentos de Atención al Usuario en instituciones prestadoras de servicios social

Coordinador de grupos especiales en instituciones públicas y privadas.

Investigador Social.

Asesor, Orientador, Consejero y Conciliador en la solución de conflictos familiares y de relaciones interpersonales.

PERFIL DEL ESTUDIANTE:

– Agente de cambio

– Gestor de su propio desarrollo.

– Centro y sujeto de su propio  aprendizaje.

– Sensible a las necesidades del entorno.

– Recursivo ante los retos de la profesión.

– Construcción de un conocimiento  científico.

– Construye nuevo conocimiento  a partir de un aprendizaje  significativo.

– Domina su  idioma originario y se interesa por aprender otros idiomas.

PERFIL DEL DOCENTE:

El docente del Programa de Trabajo Social de la Universidad Metropolitana asume la docencia con responsabilidad, superando las barreras de la transmisión y repetición  de conocimientos, para convertirse en un orientador, guía, con el objetivo de formar seres sociales capaces de reconocer en el otro fortalezas y oportunidades de crecer como ciudadanos íntegros y profesionales competentes de intervenir acertadamente en el mercado laboral.

COMPETENCIAS GENÉRICAS O TRANSVERSALES :

En el campo internacional, se viene propiciando la discusión en torno a las competencias genéricas, siendo que en algunos países se toman por separado. Sin embargo, la Universidad Metropolitana se acoge a lo definido por el proyecto Tuning Educational Structures in Europe, en el cual define la Competencia como: “Una combinación dinámica de atributos, en relación a procedimientos, habilidades, actitudes y responsabilidades, que describen los encargados del aprendizaje de un programa educativo o lo que los alumnos son capaces de demostrar al final de un proceso educativo”. En otras palabras, son las competencias fundamentales para alcanzar la realización personal, vivir en sociedad, gestionar proyectos, contribuir al equilibrio ecológico y actuar en cualquier ocupación, puesto de trabajo y ocupación. Estas competencias también se denominan “Competencias transversales para la vida”.

Estas competencias genéricas no reemplazan las competencias específicas que son producto del desarrollo curricular de los programas de educación superior, dándose por el contrario un carácter a la vez complementario e integrador.

La pedagogía dialógica que orienta el pensamiento institucional, considera que para culturizar y formar para vivir en sociedad, las competencias genéricas son imprescindibles en tanto que:

– Son deseables para todas las personas que viven en una sociedad, aunque pueden haber diferentes niveles de dominio.

– Son necesarias para que las personas gestionen su formación, realización personal y aprendizaje continuo.

– Tienen como base la actuación ética así como los derechos humanos.

– Respetan la diversidad individual y social.

– Se requieren para vivir plenamente en diferentes contextos (familiares, sociales, laborales-profesionales, científicos, comunitarios, recreativos, artísticos, etc.).

– Se requieren para la convivencia pacífica y armónica, para resolver los conflictos interpersonales y sociales, y para la vida en ciudadanía.

– Son la base para el aprendizaje y la consolidación de las competencias específicas, así como para su efectiva aplicación.

– Aumentan las posibilidades de empleabilidad, al permitirle a las personas cambiar fácilmente de un trabajo a otro. Así mismo, favorecen la gestión, consecución y conservación del empleo.

– Permiten la adaptación a diferentes entornos sociales, ocupacionales, laborales y profesionales, ya que brindan herramientas para afrontar los constantes cambios en los procesos.

– No están ligadas a una ocupación en particular. Son comunes a diferentes ocupaciones.

– Se adquieren mediante procesos sistemáticos de enseñanza y aprendizaje en la familia, la sociedad y las instituciones educativas.

Las Competencias genéricas o transversales se clasifican a su vez en:

– Competencias instrumentales,

– Competencias interpersonales,

– Competencias sistémicas.

Instrumentales o procedimentales: Comprenden una serie de habilidades como las cognoscitivas, que permiten comprender y procesar ideas y pensamientos, las metodológicas, que dan las herramientas para organizar eficientemente el tiempo, el aprendizaje mismo y tomar decisiones o solucionar problemas, y las tecnológicas, relacionadas con el uso de equipos, incluyendo las TIC y gerenciar la información. Comprende “capacidades cognitivas, metodológicas, tecnológicas y lingüísticas”.

Interpersonales: Permiten mantener una buena relación social y un adecuado comportamiento ciudadano. Se relacionan con la habilidad de expresar sentimientos, de hacer planteamientos críticos y de autocrítica, participación en la vida política, asumir los derechos y deberes ciudadanos con compromiso ético. Comprende habilidades como: “capacidades individuales tales como habilidades sociales (interacción y cooperación sociales)”.

Sistémicas: Se relacionan con la visión de conjunto y la capacidad de gestionar integralmente los procesos organizacionales. Generalmente requieren que previamente se hayan desarrollado los otros dos tipos de competencias (procedimentales e interpersonales). Algunas de las capacidades comprendidas son: “capacidades y habilidades relacionadas con sistemas globales (combinación de comprensión, sensibilidad y conocimientos; para ello es preciso adquirir previamente competencias instrumentales e interpersonales)”.

En coherencia con las políticas educativas nacionales e internacionales y desde la mirada del enfoque complejo, la Universidad Metropolitana asume las siguientes competencias genéricas procurando su operatividad en la cotidianidad del dinámico acto pedagógico, enfatizando en su abordaje a lo largo del currículo y evidenciando su desarrollo desde los componentes de aprendizaje, que se entretejen para resolver problemas contextualizados, que a su vez pueden interactuar o integrarse a las competencias específicas.

Es importante señalar que la formación por competencias es un proceso que la Universidad Metropolitana ha venido implementando paulatinamente, desaprendiendo para volver a aprender y reflexionando críticamente desde sus instancias académicas y administrativas, para su abordaje práctico; pensando siempre en el compromiso ético y social que implica la formación de sus estudiantes.

Las siguientes son las competencias genéricas que asume el programa de Trabajo Social, como propias:

• Reconocer y valorar el contexto nacional y global, la diversidad cultural, los derechos individuales y colectivos; entender los grandes problemas contemporáneos.

• Aplicar estrategias de solución de problemas de manera intencional, tanto en situaciones donde el problema y la solución deseada son claramente evidentes como en situaciones donde el problema y la solución no aparecen estructurados.

• Actuar en el seno del equipo de trabajo, con sentido integrador y respetuoso de los diferentes quehaceres, fomentando la resolución colectiva e interdisciplinaria de los problemas y asumiendo plenamente las responsabilidades propias.

• Comunicarse de manera clara y eficaz, en forma verbal, no verbal y por escrito, teniendo en cuenta la diversidad y las limitaciones que pueden dificultar la comunicación con otros profesionales y con la comunidad en general; producir discursos inscritos en diversas tipologías textuales

• Utilizar una lengua extranjera para comunicarse de manera verbal y escrita. Entender las ideas principales de exposiciones y textos producidos en dicha lengua y elaborar los propios.

• Utilizar y valorar críticamente las fuentes de información, incluyendo las del entorno y la cultura, para obtener, organizar, interpretar y comunicar la información de cada campo profesional.

• Plantear y procurar ejecutar nuevos proyectos sociales y/o económicos para fortalecer el espíritu de emprendimiento, teniendo en cuenta las oportunidades que ofrece el contexto.

• Realiza y/o participa en la elaboración de proyectos conducentes a la resolución de problemas del contexto para generar conocimiento y actuar con mayor impacto en la realidad a través de una determinada metodología de investigación, considerando el trabajo colaborativo y el compromiso ético.

Competencias específicas: Son aquellas propias de una determinada ocupación o profesión; tienen un alto grado de especialización, se desarrollan a través de procesos educativos específicos, generalmente llevados a cabo en programas técnicos, de formación para el trabajo y en educación superior.

Las competencias específicas en la Universidad Metropolitana se integran a su vez desde dos puntos de vista:

– Las específicas comunes al área de la salud y

– Específicas disciplinares inherentes a la naturaleza de cada profesión.

Competencias específicas comunes al área de la salud:

• Incorpora los principios éticos y legales de la profesión a la práctica profesional así como integrar los aspectos sociales y comunitarios en la toma de decisiones.

• Realiza de manera interdisciplinaria,  procesos educativos en salud dirigidos a la comunidad, con sentido ético y humanístico evidenciando valores profesionales como la excelencia, responsabilidad, compromiso y sensibilidad, encaminados hacia la búsqueda del bienestar individual y colectivo, con énfasis en la promoción de la salud y prevención de la enfermedad.

• Comprende los aspectos generales relacionados con la vigilancia epidemiológica, la importancia de la información, la toma de decisiones e intervenciones en salud pública.

En el Programa de Trabajo Social las competencias específicas se hayan relacionadas con sus áreas de formación.

Área de Ciencias Básicas: Reconocer e interpretar la problemática de la salud desde una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales.

Area de Formación socio-humanística: Comprender los fundamentos epistemológicos de las diferentes  ciencias y disciplinas sociales que contribuyen a la formación profesional, con el fin de interpretar los problemas sociales y humanos.

Área Investigativa: Desarrollar en el estudiante la actitud investigativa y el interés de conocer acerca de los problemas y los procesos sociales ligados a la acción profesional.

Área de Fundamentación Específica: Lograr que el estudiante comprenda el desarrollo histórico de la profesión y las diferentes corrientes que  han incidido en ella, para analizar y comprender cada una de las posturas, enfoques y metodologías.

Área de Contexto de los Problemas Sociales Contemporáneos: Integrar de  manera fundamentada los elementos contextuales que se correlacionan en las realidades que vivencian los sujetos y colectivos  sociales.

Área de Formación Específica Profesional: Diseñar  procesos de intervención con perspectiva de Derechos, conjuntamente con los sujetos, las familias, los grupos, las comunidades y las organizaciones.

Área de Gestión Social: Promover procesos participativos con instituciones, organizaciones públicas y de la sociedad civil, para impulsar la autogestión y cogestión en la solución de los problemas sociales.

Área de Formación Complementaria (Profundización Profesional):

– Proponer hipótesis que expliquen un fenómeno o situación problémica propias de la disciplina, con el fin de profundizar en el conocimiento del área seleccionada,  desde la perspectiva del método científico.

– Formular un anteproyecto de investigación que surja del Área de profundización  profesional, con el fin de determinar un marco conceptual y un diseño metodológico pertinentes a través del trabajo colaborativo, desde los lineamientos propuestos por el Subsistema de investigación institucional.

– Sustentar las alternativas de investigación, articuladas a las Áreas de profundización con la finalidad de desarrollar la capacidad de argumentación, mediante la utilización de la metodología investigativa adecuada para cada caso problémico planteado.

– Diseñar un proyecto de investigación  correspondiente al Área de profundización profesional escogida, para validar el conocimiento que se ha actualizado en las sesiones académicas y en  los contextos de la práctica formativa, mediante la guía del método científico y las asesorías de los docentes investigadores.

– Proponer alternativas de solución a problemas sociales y de salud, a partir de la experiencia investigativa y disciplinar desarrollada desde el área de profundización  y su experiencia en los escenarios de práctica, con la finalidad de aportar al desarrollo profesional, con base en el método científico.

– Elaborar un artículo científico del proyecto de investigación  desarrollado,  con el fin de divulgar el conocimiento producido para su posterior publicación siguiendo la guía del  protocolo de investigación de COLCIENCIAS.